El camarero estoico

¿Se puede estar siempre motivado trabajando de camarero?

No creo.

Por eso he escrito esto, inspirándome en un libro llamado A Guide to the Good Life: The Ancient Art of Stoic Joy by William B Irvine (2009-02-05)  el cual recomiendo a todos. No le funcionará a todos, pero puede ayudarte a ser mejor camarero.

El estoicismo es una corriente filosófica. Si aplicamos sus ideas principales podrás vivir mejor y de una forma más tranquila.

Aquí van algunas pistas de como aplicar el estoicismo en la hostelería:

Valora tu trabajo

restaurante-terraza-trabajoAlgo típico es que tendemos a no valorar lo que tenemos. Irvine (el autor del libro) lo describe como factor de adaptación hedonista y no es más que la capacidad psicológica para ”olvidarnos” de aquello que ya tenemos.

Lo hemos vivido, te encanta una camisa, un coche o cualquier cosa y esa sensación de euforia y felicidad desaparece rápidamente después de haber obtenido ese algo.

El caso de los camareros no es diferente: uno se olvida de lo bien que está. Nos enfocamos en las cosas negativas, lo cual trae sentimientos de angustia, dolor, estrés, etc.

Los pasos necesarios para que te conviertas en un camarero estoico:

  • visualiza primero como seria tu vida sin ese trabajo. ¿te imaginas trabajando en vez de camarero, de basurero? ¿o quizás asfaltando carreteras de noche? o peor de todo ¿te imaginas sin trabajo? yo no.
  • Quiere lo que ya tienes en vez de lo que querrías tener. Las insatisfacciones que tienes no son causa de tu trabajo, si no por lo que crees que deberías tener y no tienes. Esto te seguirá ocurriendo con cualquier oficio a no ser que cambies de chip. Así que a partir de hoy debes desear lo que ya tienes. De esa forma, milagrosamente, obtendrás lo querido.
  • Visualiza la perdida de tu trabajo y posesiones . Imagina por un momento que perdieras tu trabajo, tu casa, tu coche, incluso a tus seres más queridos (todo es pasajero y prestado). ¿como seria tu vida? esta técnica creo que puede dar a más de uno una bofetada psicológica y dejar de hacerle caso al ego. Todo lo que tienes, incluido tu trabajo, puede ser la bomba a partir de ya.
  • Basa tus objetivos de forma interna. Hay cosas en las que tu poco puedes hacer para cambiarlas. Pero lo que si puedes hacer es cambiar tu mismo y basar tus objetivos en hacerlo lo mejor posible. A lo mejor no puedes ser Abel Valverde, pero si puedes dar lo mejor de ti. Tu mismo sabes si has hecho todo lo posible y ese debe ser tu objetivo a cumplir. Preocuparse por las cosas en las que tu no puedes hacer nada es una perdida de tiempo. Sin embargo concentrarte en ti y en cambiar a mejor es un acierto.
  • No desees lo imposible. Si eres camarero, no desees un Ferrari e irte a cenar los sábados por la noche con una supermodelo. Se realista. Puedes desear algo alineado con tu vida, y esforzándote (sin caer en la trampa de la obsesión) seguro que lo consigues.
  • No hagas las cosas por fortuna y fama. Marcos Aurelio decía que no hay nada más gratificante que cumplir con tu deber social y que es mucho mejor que las gracias, la admiración o la simpatía. Así que ya sabes, si eres un camarero y ese es tu deber social, hazlo lo mejor que puedas sin esperar nada a cambio.

Conclusión: tu trabajo es la leche. Solo debes cambiar la forma de verlo cuando te sientas desanimado y no olvidar que en este oficio, como en cualquier otro, siempre se puede mejorar, formarse y ser mejor profesional. Todo a la vez traerá a tu vida mejor satisfacción y mayor felicidad.

Un camarero es un animal social -aprende a ser indestructible-

camarero-vitivipediaNadie puede negarlo. La socialización es nuestro pan de cada día.

Una de las grandes ventajas de nuestro oficio y algo bonito es poder charlar y conocer gente de todo tipo. Mucha gente agradable que valora nuestro esfuerzo nos llena de alegría. ¿Que hacer cuando esos huéspedes no resultan tan agradables?

La recomendación de Marcos Aurelio es tajante: no olvides que al igual que a ti ciertas personas te resultan irritantes, otras personas opinan lo mismo de ti. Más que fijarte en las deficiencias de los otros, observa las tuyas.

Siente empatía por los defectos de los demás y te será más fácil ser tolerante.

Si aceptas el reto de enfadarte por la actitud del otro, habrás perdido la partida.

Otro consejo del famoso Marcos Aurelio es…

marcos-aurelio-camarero-estoicoque dejes de especular sobre los demás. En nuestro oficio lo podemos extrapolar hacia el cliente. A ti te debe dar igual quien es tu cliente, su posición social, cuanto dinero tiene… Céntrate en hacer bien tu trabajo y dar el servicio que se merecen.

¿Y los insultos? la respuesta corta seria que nadie puede ser dañado si tu no quieres que te dañen. No son las palabras las que hacen daño si no los juicios que tu haces de esas palabras. También es lo que me decía mi madre hace muchos años con eso de ”a palabras necias oídos sordos”.

Hay una cosa muy clara: no somos esclavos ni somos servidumbre. Si alguien nos falta al respeto se debe hacer saber a e invitar a abandonar el local. Si no te ves con el coraje suficiente, díselo a tu encargado.

Algo importante que enseña la filosofía estoica es también a callar. A veces, cuando estamos en conflicto ante alguien, no se nos ocurre nada ingenioso que decir (normalmente eso viene después cuando lo piensas con calma) así que lo mejor en esos casos es no decir nada. El que pretende ofender puede acabar ofendiéndose si no se le responde.

Elige una buena atmósfera en tu trabajo

malos hábitos camareroLos vicios y las malas costumbres, por desgracia, son contagiosos.

Evita trabajar en lugares donde tus compañeros roban, fuman antes que atender a sus clientes o pasan largos ratos en el baño usando su teléfono. Si se te pega aunque sea un poco de sus malas costumbres serás peor profesional y no te interesa. Rodeate mejor de gente admirable y responsable, gente de la que puedas inspirarte y aprender.

El principal objetivo de un estoico es…

Hacer desaparecer malas sensaciones. Cualquier cosa que nos impida estar tranquilos debe abolirse. El enfado es una emoción que no nos beneficia para nada. No estés enfadado mientras trabajes (tampoco fuera ;), no merece la pena y el daño provocado por el enfado es mayor que el motivo en si.

De esta forma y siguiendo todos estos consejos… quizás llegues a ser un camarero como este 😉

camarero de toda la vida

 

 

 

 

Artículos recomendados

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.